Seleccionar página

KIO-301 demuestra mejoras significativas en la visión en pacientes ciegos con retinosis pigmentaria

ENCINITAS, CALIF., 4 de noviembre de 2023 – Kiora Pharmaceuticals ha anunciado hoy los resultados de primera línea de un ensayo clínico de fase I/II que demuestra como prueba de concepto que KIO-301, la primera molécula pequeña de su clase de la empresa, tiene el potencial de mejorar significativamente la visión en pacientes con retinosis pigmentaria (RP) que viven con visión ultrabaja o ceguera completa. El estudio ABACUS es el primero en humanos, abierto, multicéntrico y de aumento de dosis única para el fotointerruptor molecular intravítreo (IVT) de Kiora. Los resultados se presentaron como una presentación de última hora en la conferencia anual de la Academia Estadounidense de Oftalmología (AAO 2023) durante el Día de la Subespecialidad de Retina por Russell N. Van Gelder, MD, Ph.D., profesor y presidente del Departamento de Oftalmología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

Aunque el estudio no se basó principalmente en evaluar la eficacia, se informaron las siguientes observaciones de primera línea en línea con la prueba de concepto para esta nueva clase de moléculas pequeñas que restauran la luz:

El campo visual cinético (perimetría de Goldmann) aumentó significativamente desde el inicio en los días 7 y 14 después del tratamiento (p < 0,05).
Mejoría media de la agudeza visual, medida mediante el Berkeley Rudimentary Vision Test, de 0,30 logMAR (equivalente a 3 líneas de agudeza visual) en el grupo de dosis alta (p=NS).
La percepción de la luz, evaluada mediante una visualización de letras retroproyectada, binomial y no solicitada, mejoró desde el inicio (Odds Ratio 2,1-4,2; 0,23-41,80 [IC 80%; p = NS) en pacientes con percepción de luz nula o nula.
El porcentaje de navegación exitosa en la salida de la habitación de alto contraste Ora-MLOM™ (Multiluminance Orientation & Mobility), una prueba de movilidad y visión funcional bajo iluminación controlada, tendió a mejorar del 24,7 ± 15,2% al inicio del estudio al 60,0 ± 20,7% al día 28 (p = NS).
La resonancia magnética funcional demostró un aumento cualitativo de la actividad cerebral en la corteza visual primaria a los días 2 y 14 después de la inyección en comparación con el valor basal.
Impacto positivo reportado por el paciente en la visión funcional general en lo que se refiere al uso de la vista en las actividades cotidianas.
Mejora de la calidad de vida, medida por el Cuestionario Funcional Visual del Instituto Nacional del Ojo. Hubo un aumento de 3,3 puntos (un aumento de 2-4 puntos se considera clínicamente significativo1).
La duración del efecto parece ser consistente con los datos farmacocinéticos preclínicos, lo que apoya la formulación como una inyección mensual de IVT.
KIO-301 es seguro y bien tolerado, sin eventos adversos oculares y no oculares graves, ni signos de inflamación de la retina.
Además de los datos objetivos, los pacientes informaron cambios positivos en su visión en el transcurso del estudio de 28 días. «He estado ciego y viviendo en completa oscuridad durante más de 10 años y estaba resignado a no volver a ver nunca más. Durante mi tiempo en este ensayo, bajo el cuidado del Dr. Robert Casson y su equipo, ha cambiado esa realidad y, de hecho, me dio la capacidad de volver a ver la luz durante aproximadamente un mes», dijo Chris Edwards, un participante del ensayo. «Espero con ansias futuros ensayos clínicos y espero que esta terapia pueda eventualmente ayudar a todos los necesitados».

Bajo la dirección de los co-investigadores principales, los doctores Casson (Universidad de Adelaida, Departamento de Oftalmología) y Van Gelder, el ensayo ABACUS incluyó a 6 pacientes a los que se les administró KIO-301 en cada ojo para un total de 12 ojos evaluados. La mitad de los pacientes inscritos eran los más gravemente afectados por la RP, ya que no tenían capacidad para percibir la luz (no percibían la luz) o apenas percibían la luz. Los tres restantes eran capaces de percibir la luz, pero vivían con una visión ultrabaja, diagnosticados clínicamente como capaces de percibir el movimiento de las manos o contar los dedos, pero incapaces de leer incluso la letra más grande de una tabla optométrica. Cada ojo recibió una sola inyección de IVT de 7,5 (n = 3), 25 (n = 6) o 50 μg (n = 3) de KIO-301. Las evaluaciones se realizaron al inicio (antes de la inyección de KIO-301) y en varios puntos de tiempo durante los 28 días posteriores al tratamiento. Si bien la seguridad/tolerabilidad fue el criterio principal de valoración del ensayo, también se evaluaron la agudeza visual, el campo visual cinético y los cambios funcionales en la visión. Para comprender si la actividad dentro de la corteza visual del cerebro cambiaba debido al tratamiento, también se incluyó una resonancia magnética funcional en el ensayo.

«Esta nueva tecnología ofrece esperanza a los pacientes que viven con enfermedades hereditarias de la retina en etapa avanzada. El mecanismo de acción y los datos del ensayo respaldan firmemente el desarrollo continuo de KIO-301, lo que podría satisfacer una importante necesidad insatisfecha en la búsqueda de tratamientos para estos pacientes», dijo el Dr. Van Gelder. «Basándonos en la patología compartida entre la RP y otras enfermedades hereditarias de la retina, creemos que existe la oportunidad de explorar KIO-301 para otras indicaciones, como la coroideremia y la enfermedad de Stargardt».

KIO-301 es una molécula pequeña, conocida como fotointerruptor molecular, que potencialmente confiere capacidades de detección de luz a tipos especiales de neuronas de la retina llamadas células ganglionares de la retina (RGC). En los ojos sanos, la detección de la luz se realiza mediante fotorreceptores (bastones y conos). En la RP, las mutaciones en cualquiera de los 150 genes conocidos conducen a la muerte de los fotorreceptores, que generalmente comienza en la adolescencia. Esta muerte de los fotorreceptores primero resulta en dificultad para ver en ambientes oscuros, progresando a un estrechamiento del campo de visión y, finalmente, conduciendo a la ceguera completa. La muerte de los fotorreceptores permite a KIO-301 entrar selectivamente en las CGR. Una vez dentro de la célula, KIO-301 se localiza dentro de canales iónicos específicos dependientes de voltaje involucrados en la regulación de la señalización neuronal. Cuando la luz incide en estos RGC, KIO-301 altera su forma para cambiar el flujo de corriente, activando así la célula y dando lugar a una señal en el cerebro. Cuando se elimina la luz, KIO-301 vuelve a su forma de energía más baja, deteniendo la señalización al cerebro. De esta manera, la molécula actúa como un interruptor de luz dentro del ojo.

«Nos gustaría expresar nuestra más sincera gratitud a los pacientes, las familias y los cuidadores por su participación en el ensayo ABACUS», dijo el Dr. Eric Daniels, director de desarrollo de Kiora. «Los primeros estudios en humanos tienen que ver con la seguridad y la búsqueda de señales de eficacia. En consulta con nuestros asesores científicos y médicos, los datos generados en este primer estudio en humanos respaldan firmemente que Kiora continúe con un ensayo clínico de fase II de dosis múltiples controlado simulado en 2024. Compartiremos los resultados de ABACUS y el diseño de ABACUS II con la FDA de EE. UU. en el cuarto trimestre para garantizar la alineación a medida que buscamos expandir nuestro desarrollo clínico en los EE. UU. y la UE».

Acerca de la retinosis pigmentaria

La retinosis pigmentaria es un trastorno degenerativo hereditario que afecta a las células fotorreceptoras de la retina. Se caracteriza por la pérdida progresiva de la visión periférica y nocturna, y es el resultado de mutaciones en uno de los más de 150 genes. Esta enfermedad afecta aproximadamente a 1 de cada 4,000 personas en todo el mundo y alrededor de 100,000 pacientes solo en los Estados Unidos. La prevalencia, combinada con el hecho de que el 50% de los pacientes no están calificados para conducir a los 37 años y son legalmente ciegos a los 55, subraya la necesidad de opciones de tratamiento. El desarrollo de Kiora de tratamientos agnósticos de mutaciones genéticas para la RP podría satisfacer una necesidad urgente. La complejidad y heterogeneidad de la afección hacen que el tratamiento sea un desafío, lo que subraya la necesidad de terapias que puedan abordar la mayor cantidad o todas las mutaciones genéticas implicadas en la enfermedad. En este sentido, KIO-301 se está desarrollando como una terapia independiente contra todas y cada una de las variantes genéticas, así como potencialmente en una terapia combinada en caso de que surjan terapias génicas prometedoras.

Puedes leer el artículo original aquí

 

5 Comentarios

  1. Iluminada González

    Este tratamiento puede servir para glaucoma, tengo afecto el nervio óptico

    Responder
    • Comunicación

      Hola Iluminada, el proceso de degeneración de la retina es diferente en retinosis o glaucoma, en el caso del glaucoma las células ganglionares son las primeras que degeneran y para esta terapia se necesita que estén viables. Así que no sería una terapia apropiada para el glaucoma.

      Responder
      • Jose luis corpas

        Mi hijo sufre de retinotis pigmentosa quisiera saber cuando llegará kio 301 y su costo soy de Colombia

        Responder
        • Comunicación

          Hola Jose Luís, eso lo dictan las agencias regulatorias de cada País, no puedo avanzarte mas.

          Responder
  2. Patricia

    En mi familia hay 5 personas que padecen RP. De 2 generaciones diferentes.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *